La primera hora de la mañana es el timón de la jornada - Henry Ward Beecher