No hay desgracias para los corazones débiles. La desgracia quiere un corazón fuerte. - Fiódor Mijáilovich Dostoyevski