No tengas por importuno al que pida cosas justas - Cristóbal Pérez de Herrera