Nadie puede poner una cadena en el tobillo de su prójimo sin tener el otro extremo alrededor de su cuello. - Frederick Douglass