Quien aspira a una alta consideración invita a la censura. - Immanuel Kant