No debía temer por su vida; él continuaría vivo eternamente. Por primera vez debía confiar en el propósito que la Vida, y no yo, había establecido para él. - Vanessa Aguilar