El odio tiene su cristalización; en cuanto uno puede esperar vengarse, vuelve a empezar a odiar - Stendhal