Nunca permitas que tus pies vayan por delante de tus zapatos. - Proverbio escocés