No podemos permitir que la España democrática, moderna y europea, se convierta en la puta triste de Fidel - Mario Vargas Llosa