El amor es fuerte como la muerte; los celos son crueles como la tumba. - Salomón