El arte de amar se reduce a decir exactamente lo que el grado de embriaguez del momento requiera. - Stendhal