Un hombre desenfrenado no puede inspirar afecto; es insociable y cierra la puerta a la amistad. - Sócrates