Son nuestros amigos los que nos señalan nuestras faltas, no los que nos adulan. - Pitágoras