De modo que luego de haberlo pensado bien y haber examinado cuidadosamente todas las cosas, a la postre hay que concluir, y tener por seguro, que esta proposición «pienso, luego existo», es necesariamente verdadera, cada vez que la pronuncio o la concibo en mi espíritu. - Rene Descartes