No hay un final. No existe un principio. Solamente existe una infinita pasión por la vida. - Federico Fellini