La ambición más legítima y más pura para subir se arrastra hacia la altura - Ramón de Campoamor