Si un hombre te dice que pareces un camello, no le hagas caso; si te lo dicen dos, mírate un espejo. - Proverbio árabe