Repentinamente comprendió que el amor era ese momento en el que el corazón quiere salirse del pecho. - Stieg Larsson