Modificar el pasado no es modificar un solo hecho: es anular sus consecuencias, que tienden a ser infinitas - Jorge Luis Borges