Pintada, no vacía: pintada está mi casa del color de las grandes pasiones y desgracias - Miguel Hernández