Muerto el perro, se acabó la rabia. - Refrán