Lo supremo es no dar órdenes, ¿Pero quién se da cuenta de ello? De otro modo, el orden se convierte en arbitrariedad, la bondad en malignidad, y la obcecación reina en la vida humana. - Lao Tse