Ya no le diga cinismo. Dígale sinceridad - Carlos Monsiváis