La puntualidad no es un defecto español - Fernando Díaz-Plaja