Muchas veces lo que se calla hace más impresión que lo que se dice - Píndaro