Somos hijos de la historia, y tenemos que trazar nuestras propias vías en el más rico e interesante de los universos, indiferentes hacia nuestro propio sufrimiento y ofreciendo así el máximo de libertad para florecer o fracasar con toda nuestra responsabilidad. - Stephen Jay Gould