La suerte es el pretexto de los fracasados - Pablo Neruda