Para conocer a la gente hay que ir a su casa. - Goethe