Ni el sol, ni la muerte pueden mirarse fijamente. - François de la Rochefoucauld