La amistad profunda implica el riesgo de dejarse conocer y abrirse - Enrique Rojas