Qué aberración y no otra cosa es el hombre mera y exclusivamente racional - Miguel de Unamuno