Quién lo diría, los débiles de veras nunca se rinden - Mario Benedetti