La gloria vale lo que el perfume de una rosa, únicamente es eternidad el tiempo que amamos. - Henri de Régnier