Anunciad con cien lenguas el mensaje agradable; pero dejad que las malas noticias se revelen por sí solas - William Shakespeare