Se dice loco de alegría. También podría decirse loco de dolor - Marguerite Yourcenar