El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca - Immanuel Kant