Para el arte de vivir, los hábitos son más eficaces que las máximas, ya que el hábito es una máxima viviente que se ha hecho instinto y carne. La vida no es más que un tejido de costumbres. - Henri-Frédéric Amiel