La individualidad y la diversidad infinita del Universo constituyen su riqueza divina y para aproximar lo que es diferente y realizar la unión en la diversidad, Dios creó en el hombre el amor. - Juan Pablo II