Cuando una situación empeora, es más fácil encontrar culpables que inocentes; intrigantes que remedios. - Jean Francois Revel