Dios entra en cada persona por una puerta privada. - Ralph Waldo Emerson