La honradez se detiene ante la puerta y llama; el soborno entra - Burdett A. Rich