El ruido de las carcajadas pasa. La fuerza de los razonamientos queda - Concepción Arenal