El poder de Dios reside en todos nosotros (sus hijos). Utilízalo bien y se te abrirán muchas puertas. - Melkor