La Ley Eterna está escrita en el corazón de los hombres - Santo Tomás De Aquino