El gato no nos acaricia, se acaricia contra nosotros. - Conde de Rivarol