Uno de los signos que más acusan cambio de clima espiritual es la constante degradación de lo cómico y su concomitante embrutecimiento de la risa. Nunca ha habido... tantas gentes que parezcan rebuznar cuando ríen - Antonio Machado