Ningún lugar en la vida es más triste que una cama vacía - Gabriel García Márquez