Ama al hombre, pues él eres tú - Nikos Kazantzakis