Con el dinero se puede comprar la cama, pero no el sueño, la comida pero no el apetito. - Anónimo