A partir de diez millones de pesetas, las personas honradas se pueden contar con los dedos de una oreja - El Perich